Formación de Formadores

Formación de Formadores

Descripción del proyecto

El proyecto formación de formadores es un esfuerzo institucional orientado a la creación de un grupo de personas especializadas en andragogía política y formación por competencias, con lo que se pretende aumentar cualitativamente las capacidades de las organizaciones de ciudadanos para el desarrollo de su rol en materia de gobernabilidad democrática.

Partiendo de la existencia de un grupo base para estas tareas, consistente en un grupo de 10 formadores ya capacitados por ALD, se procederá a su especialización de acuerdo con las opciones estratégicas de ALD.

Este proyecto busca formar segundo grupo de formadores de 25 personas para el desarrollo y ejecución de diversas tareas a lo largo de la nación de acuerdo con los intereses de las organizaciones de la sociedad civil. Para ello ejecutará un plan de formación en nueve módulos y con una inversión de 250 horas de trabajo.

A la par de estos desarrollos, ALD iniciará simultáneamente los procesos de formación social y política dirigidos a líderes locales y jóvenes en varios puntos de Honduras con el propósito de preparar a los agentes que impulsarán los proyectos de diálogo e incidencia democrática, referidos en este documento.

Costo Total del proyecto: Lps. 2,890,000

Objetivo del Proyecto

La creación de un equipo de formadores especializados en temas sociales y políticos, capaces de operar en diferentes espacios y proyectos, expertos en andragogía política y formación por competencias, con el fin de favorecer la transferencia de conocimientos y habilidades a distintos grupos de ciudadanos o sus organizaciones.

Objetivos Específicos

  1. Proveer a un grupo selecto de jóvenes y adultos un proceso de formación que les permita asumir tareas y proyectos de capacitación y entrenamiento en materias afines a las líneas estratégicas de la ALD.
  2. Construir un Equipo Nacional de Formadores (as) capaces de desarrollar procesos de formación en todo el territorio nacional, con el propósito de elevar las competencias reflexivas y activas de dirigentes sociales y políticos.
  3. Descentralizar y favorecer el desarrollo de capacidades en organizaciones de la sociedad civil, así como de la generación de capacidad instalada para la ejecución de iniciativas de formativas de acuerdo con necesidades de las organizaciones de ciudadanos.